211 ¿Cuánto vale tu hora?

Con mis amigos de Núcleo Consultores estábamos platicando acerca del nuevo curso Administración del Tiempo y buscábamos ideas para promocionarlo, de pronto alguien me dijo, ¿cuánto vale tu hora?, de entrada le dije titubeando un poco, pues… mucho, ¿no?. La verdad es que fue una pregunta tan repentina y de esas que pocas veces te haces en la vida.

Todos tenemos una idea de cuánto queremos ganar, a cuánto ascienden nuestros gastos, todo lo que haríamos si nos ganáramos la lotería, y en sí, tenemos muchos sueños de lo que podríamos hacer con mucho dinero, pero pocas veces nos preguntamos ¿cuánto vale una hora de mi tiempo?.

Si partimos de el punto en particular de que lo más valioso que tenemos en nuestra vida es nuestro tiempo, entonces, entenderemos que una hora es extremadamente valiosa, porque sin importar que esfuerzo hagamos, cuanto paguemos o los acuerdos que hagamos con quien queramos, jamás podremos recuperar un solo segundo de nuestro tiempo. Partiendo de esta perspectiva, nuestra hora ya tiene un valor considerablemente alto.

Ahora, si me pongo a comparar para poder llegar a un valor real de una hora, primero comenzaré por un año, en este periodo de tiempo pasan muchas cosas, pero pocas veces en mi vida he entendido el valor de un año hasta que hice el examen para entrar a la universidad, por más que revisé en las listas mi nombre faltaba, sentí que eso era imposible, yo un estudiante destacado, estudié con muchos días de anticipación, me preparé mucho, sin embargo, mi nombre brilló por su ausencia en esas afamadas listas de aceptación.

Un año después entré a la carrera que quería estudiar, pero valoré mucho ese año, jamás le había dado tanto valor a las cosas como en ese año, me sentí perdido, más cuando entré y mi generación ya iba mucho más adelante que yo. Era sólo un año mayor que los demás pero me sentía como si un siglo hubiera pasado, entendí perfectamente el valor de un año.

Para entender el valor que tiene un mes, me tuvieron que pasar experiencias duras una de ellas fue cuando a mi hermana Sally le diagnosticaron un tumor en el cerebro y le dijeron que en un mes sería la cirugía, aunque mi sentir nada se compara con el de ella, tener que esperar todo ese tiempo para que le pudieran practicar una operación de alto riesgo y complejidad fue muy estresante. Fueron días de extrema preocupación para toda nuestra familia.

Luego en mi trabajo comprendí el valor de una semana cuando al mudarme de oficina, tuvimos que hacer todos los cambios de contratos de energía eléctrica, teléfono e internet, en estos últimos fue el caos porque mi negocio siempre ha dependido del servicio de internet, tener que esperar a que pusieran la conexión, los clientes hablaban como locos porque nuestro servicio estaba siendo deficiente y todos teniendo que trabajar remotamente porque en la oficina era imposible hacerlo. Una semana significó mucho en ese entonces.

Un día en Los Ángeles, por un pequeño descuido vi que mi autobús tenía la salida programada a las 9:00 p.m., quise estar temprano y llegué a las 8:00 p.m. para enterarme que la salida había sido a las 7:00 p.m. y que el boleto decía 19:00 horas. Era el único autobús disponible para ir de regreso a mi ciudad, me tuve que quedar toda la noche en la estación y esperar hasta que dieran las 9:00 a.m que era cuando salía el siguiente autobús. Una simple hora pero que gran espera para poder “recuperarla”.

Y si aun quiero valorar más el tiempo me recordaría aquél segundo en que un automóvil me detuvo y cuando quise acelerar un auto pasó a toda velocidad y casi choco con él. Agradecí ese segundo que me detuve porque de lo contrario tal vez estaría en un lugar muy distinto a éste y sin poderte platicar de lo valioso que es el tiempo en nuestra vida.

Como te das cuenta, cada segundo de tu vida es valioso, por eso es muy importante que sepas valorar cada momento y aprovechar cada cosa de tu preciada vida, cada instante tiene algo valioso para ti. Tu hoy es un milagro cotidiano y debes vivirlo con toda intensidad porque tu hoy es un regalo por eso se llama presente. Ahora, después de lo que te he contado ¿podrás saber cuánto vale una hora de tu tiempo?.

 

Facebook Comentarios