339 Mi propio árbol de Navidad

Cuando las cosas salgan diferente a como las planeaste, recuerda que siempre puede haber un Plan A, B, C y 24 letras más del alfabeto, además de los dígrafos o combinaciones de dos letras. Y eso es lo que hice, saqué mi árbol de Navidad que tenía guardando todo el año, especialmente para la estación, lo iba a poner en mi oficina pero un compañero llegó con un árbol más bonito y grande, desdeñando el pequeño.

Al principio dije, bueno, a la siguiente navidad si lo saco, pero recordé que la siguiente Navidad muy probablemente ni siquiera esté aquí, entonces, me sentí un poco triste al respecto, pero cuando lo vi dije, y para qué guardarlo cuando hay tanto espacio, muy cierto, así que decidí ponerlo en mi cuarto, nunca había puesto antes un árbol de Navidad en mi cuarto, pero se me hizo una idea genial, diferente e innovadora.

Así que puse manos a la obra y comencé a decorar mi árbol de Navidad en mi cuarto, me parecía tan bonito y acogedor, mientras lo decoraba sonriendo, me repetía una y otra vez como niño, mi propio árbol de Navidad en mi paraíso personal, con el tamaño correcto para poderse poner en cualquier espacio sin estorbar pero si decorar agradablemente, en vez de tener lámpara de noche tengo mi propio árbol de Navidad, algo que jamás había hecho pero que me brindó mucha alegría, un Plan B, mucho mejor que el A.

Nuestra vida está llena de esas oportunidad, si me hubiera aferrado al Plan A o hubiera hecho un berrinche porque llevaron uno mejor, tal vez me seguiría sintiendo miserable, pero ahora por haber ideado un plan B y optado por él me siento muy feliz, puedo contemplarlo antes de dormir y despertar viéndolo con los primeros destellos de la mañana. La vida tiene una opción genial para ti siempre, sólo que debes comprender que todo tiene un significado superior.

Siempre hay un plan secreto que desconocemos, considero que en vez de pararte en seco porque las cosas salieron diferentes a como las esperabas, llorar por tu infortunio y sentirte mal, es mejor que te detengas pero a pensar en las múltiples opciones disponibles. Cuando pasan este tipo de cosas es cuando comprendo que hay planes más grandes y maravillosos que los míos, pero solo cuando suceden los reveses es que podemos entenderlos y qué bueno que sucedan, porque así podemos valorar lo maravilloso de esos planes alternos, ya que de haber seguido con nuestra idea jamás hubiéramos sabido de ellos.

Alguien una vez me dijo ¿Qué te hace pensar que tus planes son mejores que los de Dios?, me quedé atónito ante esa pregunta, me hizo mucha lógica, todo sucede por algo y muchas veces nuestro destino tiene un plan maestro para nosotros y que solo puede desvelarse si lo dejamos que actúe libremente como debe ser, solo así podrá otorgarnos las maravillas y bendiciones que nos aguardan.

Si comprendemos esto, dejaremos que las cosas fluyan, dejaremos de preocuparnos por todo eso que perdimos, todo el daño que nos hicieron y todo lo que pudo haber pasado si solo hubiera sucedido como “yo lo dije”, nos dejaremos de preguntar el “porqué pasó así” ya que eso nos liga al sufrimiento, que si lo miras así, de nada te sirve, de lo contrario, si comienzas a pensar que todo sucede por algo, buscas el “para qué” de las cosas, tu mente y todo tu ser estará enfocando en obtener respuestas, crear una mejor alternativa, de seguro mayor y mejor que la anterior.

Disfruta tu Plan B sin compararlo, las comparaciones regularmente tienden a ser injustas, es solo otra forma diferente de ver las cosas, de acuerdo a esto, jamás tendrás que llorar por una pérdida sino que aprenderás a bendecirlas, a saber que todo debe irse en algún momento tal como nosotros lo haremos, incluso tu dejarás ir cosas o las regalarás porque sabrás el momento exacto de su ciclo en tu vida. La vida es aprendizaje y disfrute, similar a una montaña rusa, si una vez arriba cierras los ojos y lloras por lo fuerte que va, jamás podrás disfrutar de la adrenalina de dejarte llevar, ir rápido, en reversa, en caída libre, en fin, la vida es mucho más grandiosa y excitante que cualquier montaña rusa que hayas subido.

 

Facebook Comentarios